O’Ward triunfa aún con escasez de patrocinios

El primer año del piloto mexicano Patricio O’Ward  en el serial IndyCar ha sido como un concurso de Jeopardy en el que cada carrera arroja una pregunta que debe responder con resultados que otorgan dinero para continuar.

A sus 19 años, el regiomontano ha batallado para conseguir patrocinadores, a pesar  de que en su joven carrera ya puede presumir del título de la Indy Lights, la categoría de desarrollo. 
Basta con observar el auto casi en blanco que  O’ Ward conduce en las prácticas de novatos para las 500 millas de Indianapolis, para darse una idea de lo complejo que ha sido para él atraer el dinero de los auspiciantes.

  Entre los pocos anuncios que carrera a carrera se pueden ver en su monoplaza, ninguno es de empresas mexicanas. “Ha sido muy difícil  este proceso de buscar dinero. Me ha tocado ir de puerta en puerta presentando mi proyecto y lo que más  entorpece es cuando te dan alas, pero al final no apuestan por ti”, declaró Patricio en entrevista telefónica con EL UNIVERSAL Deportes.

Un bono  de un millón de dólares que recibió por conseguir el  campeonato el año pasado en la Indy Lights,  más la reciente inducción al programa automovilístico  Red Bull Junior,  han permitido al regiomontano  ver un poco más allá.

“Creo que  de todas las personas con las que platiqué, de todas las empresas con las que me entrevisté para buscar que se sumaran a mi equipo, si me contestaron 20 correos, fue mucho. En esta aventura me ha tocado estar prácticamente solo con mi familia y así he conseguido resultados positivos, por eso no me detendré”.

Patricio O’Ward  tuvo un comienzo impresionante en su campaña debut de  IndyCar, al comenzar y terminar en octava posición. Fue la primera de sus 13 carreras esta temporada para Carlin Racing,  incluida la de las 500 millas de Indianapolis.

“No sólo para mí, para cualquier piloto  participar en Indy siempre es un motivo de orgullo y un sueño cumplido”, comentó. Hasta ahora, en la historia de la emblemática carrera de las 500 millas de Indianapolis, han participado seis mexicanos, el más reciente Michael Jourdain Jr. en 2013, aunque no logró la clasificación para tomar  la salida.

Si el regiomontano logra su acceso por calificación, habrán pasado 14 años para que la bandera mexicana vuelva a estar en un auto de competencia.